top of page
  • Writer's pictureBenay Hicks

Compartiendo nuestras historias: Paula

Cada dos semanas Paula Espinosa, miembro del equipo de Book Babies, va a la sala de espera pediátrica del Lincoln Community Health Center para la hora de cuentos. Cuando se piensa en una hora de cuentos, se puede imaginar una biblioteca u otro lugar de la comunidad donde los padres de familia vienen a una hora particular con sus niños para participar en un grupo planificado. Pero la hora de cuentos en un centro de salud es distinta: Paula conoce cada semana a niños y familias distintos que han venido para chequeos o consultas por enfermedad, y los participantes van y vienen entre sus citas a lo largo de la hora de cuentos. Pero aun con un público variable, Paula ha visto forjarse lazos comunitarios a lo largo de los meses.

A veces conoce a familias ya inscritas en el programa de Book Babies, y éstos se sorprenden de saber de este aspecto adicional de los programas de Book Harvest. Ha podido reconectarse con algunas familias de Book Babies que han perdido contacto con el programa por alguna razón u otra. Paula dice que es fantástico que las familias de Book Babies nos vean en un espacio donde ya están presentes y que construyamos lazos con la comunidad más amplia de Book Harvest. Es también una oportunidad excelente para invitar a nuevas familias a inscribirse en Book Babies y para compartir sugerencias y recursos de lectura con los padres de familia.

Uno de los momentos favoritos que recuerda Paula fue un día cuando había muchos niños en la sala de espera entre 7 meses y 10 años. Cuando ella llegó, apagó la televisión e hizo un anuncio invitándolos a unirse a ella. “Todos vinieron en masa,” dice Paula. “¡Sentía como la escuela dominical!” Los padres eran curiosos también, y un papá sacó su teléfono para grabar un video. Como la mayoría de las familias eran bilingües, Paula leyó en inglés y español. Una niña de 6 años que no hablaba español participó de todos modos. De hecho, ¡empezó a repetir las palabras castellanas y empezó a aprender el idioma allí mismo! “Era fantástico cómo todos podíamos aprender de formas distintas,” dice Paula.

El valor de esos momentos en la sala de espera es evidente también para los profesionales de la clínica. “Book Harvest ha tenido un impacto enorme para nuestros pacientes pediátricos y sus familias. Se entusiasman de  poder leer estos libros en la clínica y llevarlos a casa, y como proveedora médica, me encanta el momento de enseñanza de ayudar a un niño a dejar la pantalla y tomar un libro en su lugar,” dice la Dra. Shilpah Shah, una pediatra de Lincoln. Y no es sólo durante la hora de cuentos que los niños en Lincoln tengan acceso a libros gratis, por supuesto. Por los últimos cinco años, hemos mantenido un estante de libros gratis en la sala de espera pediátrica, y en 2019, los niños se han llevado 7,982 libros de ese estante.

¿Quiere ayudarnos a mantener el estante lleno y la hora de cuentos animada en lugares como Lincoln Community Health Center?  Su Your donación de fin de año ayudará a mantener nuestros programas como Community Book Bank y Book Babies, fortaleciendo así a la comunidad y apoyando a niños y familias en su evolución como lectores. 

1 view

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page